Un poco de sentido común, gracias

Hoy tengo mucha rabia contenida, y necesito soltarlo.

¡Mujeres del mundo, por favor, dejar de centrar toda vuestra vida en un hombre!

imagen_entrada_29.09.2014Que el amor es muy bonito y todo lo que queráis, que se puede ser muy feliz con una pareja, perfecto. Pero dejar de priorizar a vuestra pareja por encima de todo.

Hay redes sociales de algunas chicas a las que sigo, que parecen altares de culto a sus novios. Es horrible y agobiante que las únicas publicaciones que hagáis sean del estilo de: “Esperando a mi chico“, “Comiendo con mi gordo“, “El más guapo del mundo mi novio“… Y así podría seguir horas y horas.

Todas hemos estado enamoradas alguna vez, a todas nos gusta dedicarle cosas bonitas a nuestra pareja, pero de vez en cuando por favor. Hay límites, y cuando sobrepasas esos límites, dejas de tener una relación sana y esa persona pasa a ser todo tu mundo. Y por propia experiencia, eso no es bueno. Porque puede que salga bien y estés toda la vida con esa persona, pero puede que no. Y en el momento que la relación acaba a ti no te queda nada, porque él era toda tu vida.

Dejar de parecer muñequitas frágiles que necesitan a un hombre que las proteja y que las haga felices. ¡Basta ya!

Puedes compartir tu felicidad con alguien sin necesidad de que esa persona sea lo único que te la aporte. Nadie es imprescindible para poder vivir feliz, NADIE. Puedes vivir sin cualquier persona y elegir compartir tu vida con alguien, pero compartir, no que ese alguien sea toda tu vida.

Estoy muy cansada de ver como hay chicas que dedican las 24h del día a adorar a su novio como si fuera un dios, es denigrante y vergonzoso, puedes quererle o amarle sin llegar a parecer una autentica lunática. Por rendirle homenajes todos los días no demuestras quererle más, solo demuestras la poca vida que tienes y da pena, mucha pena.

En el mundo existen muchas más personas aparte de tu novio. ¡Reflexiona!

Vive tu propia vida, compartiéndola o no, pero TUYA.

Si me tengo que perder, que sea en tu cama

imagen_entrada_22.09.2014Que las buenas noches se pueden dar a distancia. Pero, sólo algunas personas saben darlas y hacerlas como se debe.

Que te pongan la piel de gallina con un mensaje de texto, sentir ser la musa y la gula de alguien, de tu “alguien”. La cuestión es SER.

Es usar la primera persona de plural para hablar del amor y romper a llorar de la risa. Ahogarme en tu olor. Y empapar al tiempo de ti, de mí, de esto.

Creer que soy la reina de tu selva, de tu vida. Volar, enredarme en tus lianas y largos dedos como quien decide que siempre hay alguna forma de morir más maravillosa que la que le está matando.

Y que eso de que “cuando te das cuenta de que quieres pasar el resto de tu vida con alguien, quieres que el resto de tu vida empiece lo antes posible”, cobra sentido. Así que, si me tengo que perder, que sea en tu cama, y sí tengo que vivir que sea despeinada porque me tengas en un estado de trance continuo.

Y que está muy guay todo eso de depender de uno mismo, y ser una persona libre y bla bla bla… Pero, yo soy más feliz cuando tú me miras. Y mucho más… Cuando (me) sonríes.

Fuente

La vida ya no es vida sin ti

Todavía no me había sentado a escribir sobre esto, de verdad que es algo que llevo muy dentro, y me duele más que nada en este mundo.

No consigo entender como alguien es capaz de apartar a la persona que quiere, supuestamente, de su familia.

imagen_entrada_19.09.2014Vamos a llamar XY al sujeto que menciono anteriormente, y XX a la pareja de esa persona. Por respeto no daré nombres, pero si aclaro que XX es alguien de mi familia, para que se entienda mejor la historia.

Todo empezó cuando mi amada XX se echo novio. Al principio todo genial, XY parecía un chico muy normal, que la trataba bien y que le daba el cariño que necesitaba. Pero fue pasando el tiempo y ese chico empezó a mostrar su verdadera cara, alguien mal educado y muy desagradable.

Yo no soy partidaria de juzgar a las personas, y sobre todo, me gusta respetar a alguien aunque no me agrade su forma de ser. Por lo tanto, me gusta que conmigo hagan lo mismo, cosa que el señor XY no hizo.

De la noche a la mañana, y sin saber por qué, pase de ser un familiar de su novia a ser la peor persona del mundo. No me podía ni ver, y cualquier cosa que yo decía tenía que contestarme de forma desagradable. A pesar de mis intentos por soportar eso, no por él si no por XX, llego un día en el que la situación me supero.

Me encontré con unos insultos, totalmente inmerecidos, a través de una red social que utilizo diariamente. Unos insultos que no voy a repetir, ya que superan lo desagradable. Ante los que intente responder de la mejor manera que pude, y hablar con XX para ver que estaba sucediendo. No obtuve una respuesta muy clara, ya que los motivos por los que XY me estaba tratando de esa forma, no tenían ni pies ni cabeza. Realmente yo no merecía aquel acoso.

Sin embargo, y para mi sorpresa, XX se puso de parte de su novio. Realmente fue algo que me destrozo, no me afectaban tanto los insultos, como que alguien de mi familia pusiera por delante a un “extraño”. No entendía, y meses después sigo sin entender, que le hice yo a ella para que me apartara de su vida de esa forma. Para que yo le importara menos que alguien a quien acababa de conocer. Porque si, no eran novios desde hacía años no, solo llevaban escasos meses saliendo.

A día de hoy hace demasiado tiempo que no sé nada de ella, ya que gracias a ese individuo que se dedica a comerle la cabeza, su vida se centra en torno a él y no ve más allá. Y yo me niego a ir detrás de alguien que me ha demostrado que le importa más una relación de meses, que alguien que lleva su misma sangre.

Para mi ella siempre será lo más bonito que tengo en este mundo, a pesar de que hace meses que ya no la tengo a mi lado, pero mis sentimientos no cambian. Y el día que ella decida volver a tenerme en su vida, yo estaré encantada, pero mientras tanto no puedo estar donde no se me quiere.

La echo mucho de menos, muchísimo, soy incapaz de describir cuanto. Ya que hemos pasado de hablar a diario y compartirlo absolutamente todo, a no hablar nunca. Pero no puedo hacer nada, XY la tiene totalmente absorbida y acercarse a ella es totalmente imposible. Y de verdad que lo he intentado, pero ahora mismo su mente no tiene autonomía. Espero con impaciencia el día en el que XX abra los ojos y se dé cuenta de que no está actuando como una persona racional, que está siendo manejada. Que está centrando su vida en una sola persona, y eso no es tener vida.

Mientras tanto, yo seguiré siendo la mala, pero me toca aguantar.

Y si mi enana está leyendo esto: no olvides que te amo, y que cuando tú quieras, yo estaré aquí.